Surf or die… of laughter VI

0
90

Eduardo Illarregui nos deleita con la publicación de la sexta entrega de “Surf or die… Of Laughter VI”.  Once nuevos e impactantes relatos con los que el mítico y legendario Jon Satrústegui ajusta de una vez por todas las cuentas pendientes que tiene con un deporte que le ha dado todo, pero al que el éxito y popularidad ha cambiado hasta el punto de hacerlo irreconocible para sus más viejos seguidores. Jon es el verdadero protagonista por el que recordaremos este verano 2023, dejando que las olas de calor queden en un segundo plano.  

Sinopsis: Fue el poeta y hombre de armas Jorge Manrique quien dijo hace ya más de 500 años aquello de “cualquier tiempo pasado fue mejor”.  Recientes investigaciones han descubierto que la mente se aferra a los buenos recuerdos, dejando atrás los malos, como mecanismo para resistir y mantener una actitud positiva ante la vida. En el mundo del surf, ni clásico de la poesía universal ni ardid psicológico ni leches, CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR  es una verdad incontestable, un dogma de fe incuestionable, aquí o en Bali, en Hawaii o en Australia, en California o la Conchinchina. No dejes que te cuenten milongas de tablas más accesibles y mejores, revolución tecnológica y de materiales, surfaris más asequibles. Ni los vuelos low cost más tirados de precio, ni una tabla con motor que te ahorre remar para llegar al pico, nada absolutamente nada compensa la masificación ni la popularización del surf actuales. Esto lo saben bien Jon Satrústegui, El Oso y Armando Leza, que alternan su masoquista rutina de surfing en las sobreexplotadas y pobladas playas del siglo XXI con el recuerdo nostálgico y dañino de un pasado glorioso de picos solitarios y olas para ellos solos que por desgracia nunca volverá. ¿Resistirán como los últimos miembros de una heroica resistencia de surfistas locales o finalmente claudicarán ante el empuje de las nazarenas oleadas de nuevos practicantes, decidiendo colgar la tabla y el traje de neopreno para siempre? La respuesta la encontrarás entre estas páginas que describen una realidad del surf completamente alejada de la almibarada, como un episodio de Los vigilantes de la playa, que intentan vendernos,  solo apta  para los que ya practicaban el surfing  antes de que la promoción y la sobreexposición  indiscriminadas lo estropeasen todo.