Filipe Toledo y Stephanie Gilmore campeones del mundo WSL 2022

0
131

Como era de esperar, los brasileños resultaron imbatibles en las olas de Trestles. Italo Ferreira, como un gladiador, se deshizo de todos sus oponentes y llegó a la final (a tres mangas) contra Filipe Toledo tras hacer tres eliminatorias a muerte con descansos de 35 minutos entre cada una. Y después le quedaría la gran final a tres mangas contra Filipe, quien aprovechó su conocimiento de la ola donde más tiempo pasa para superar a Italo en dos mangas. Aunque no hubo muchos momentos destacables -las olas eran bastante flojas, ideales para las chirivueltas de los brasileños- sí hubo alguna anécdota no exenta de polémica. Nada más comenzar la primera manga entre Italo Ferreira y Kainoa Igarashi, cuando aún no estaba otorgada la prioridad, ambos remaron la misma ola molestándose y prácticamente montándose uno encima del otro. Pero ninguno de los dos cogió la ola, y los jueces, evitando un buen lío, decidieron no penalizar a ninguno de los dos. También nos sorprendió la puntuación de la última ola entre Italo y Filipe (uno cogió la izquierda y el otro la derecha), la ola más puntuada de los dos en la segunda eliminatoria de la final. Los jueces puntuaron mejor la ola de Filipe, pero viendo el video (este que os mostramos aquí) y las observaciones de los comentaristas, parece que debería haber sido al revés.

La categoría femenina fue una réplica de lo que vimos en la masculina, la australiana Stephanie Gilmore partió desde la primera manga eliminando a todas sus rivales hasta llegar a la final, que también ganó en dos mangas a la líder hasta ese momento, Carissa Moore.

En resumen, creo que Trestles no es el mejor spot para realizar una final del mundial. Una ola muy limpia, sí, con salida a los dos lados. Y la organización eligió la jornada con el mejor parte de olas sobre el papel. Pero es una ola bastante floja. Si comparamos las imágenes de las derechas de Trestles con lo que vimos en Jeffrey’s, por ejemplo, no hay ni color. La WSL debería replantearse el escenario de la gran final mundial.